”THE LOBSTER” ¿AMOR O ADIESTRAMIENTO?

“The Lobster” es la más reciente creación del director griego Yorgos Lanthimos, quien funge como co-escritor junto a Efthymis Filippou, esta dupla irrumpe en la escena cinematográfica luego de conseguir una nominación a los premios “Oscar” con su cinta “Canino” del año 2009 como mejor película extranjera. Estos creadores utilizan el cine para comunicar de manera algo salvaje, pero original y divertida, las contradicciones a las que estamos sometidos los seres humanos en búsqueda del amor; esa soledad irremediable que supone hallar el amor en esa condición inseparable en la naturaleza que nos constituye, tanto para el adiestramiento, como para la libertad. “The Lobster” está protagonizada por artistas consagrados de la gran pantalla como lo son: Colin Farrell -David- y Rachel Weisz -la chica miope-, plantea un hipotético futuro, en el cual las personas que desean encontrar pareja deben acudir a un hotel, a las afueras de la ciudad. En su estadía se les concede cuarenta y cinco (45) días para hallar a su alma gemela. Luego de este lapso son convertidos en animales si fallan en alcanzar el emparejamiento, eventualmente, algunos disidentes escapan a un bosque aledaño al hotel en condición de rebeldes. Existe una posibilidad para extender el período de alojamiento, para ello deben salir al bosque de los solteros, a cazar con dardos tranquilizantes a estos individuos que deambulan entre los árboles, por cada soltero cazado podrán extender un día (1) su estadía en el hotel y proseguir en la búsqueda de la pareja ideal. Cada huésped antes de ingresar al hotel debe expresar a la gerencia, en qué animal desea ser convertido, toda vez, que si no cumple el objetivo de conseguir pareja, será expulsado de su habitación y convertido en el animal de su preferencia. El hotel representa a una sociedad cerrada, es decir, estás dentro de la sociedad -cumpliendo sus códigos y reglas- o te encuentras al margen de esa sociedad, de allí que además de las reglas de convivencia para conseguir pareja -sumamente severas-, se erige una consecuencia calamitosa para quienes anhelan el sueño dorado de vivir idílicamente con una pareja en la sociedad y no lo consiguen, estar dispuestos a perder su condición como seres humanos y ser transformados en animales, con la posibilidad de elección del participante de su destino fatal como animal sin conciencia, esto es la pérdida de la condición humana, una gran apuesta para ir tras la meta social del amor correspondido. Nuestro protagonista David -Colin Farrell-, ingresa al hotel porque su esposa luego de once (11) años y un (1) mes de matrimonio lo abandona, lo acompaña su hermano -un perro de color blanco y negro- que en su oportunidad no logró conseguir pareja y fue transformado a esta singular condición canina. Como es de suponer, por el título de la producción, David escoge convertirse en langosta “The Lobster” en caso de no llegar a conseguir pareja, esboza las siguientes razones para su escogencia: 1.- las langostas viven casi cien (100) años; 2.- como los aristócratas tienen la sangre azul, 3.- son fértiles casi toda su vida y además, a él le gusta el mar. El imaginario de estos cineastas presenta una denuncia brutal y sin contemplaciones al modo de vida en pareja, que da para una muy variada gama de análisis e interpretaciones que me motiva a realizar algunos apuntes de ciertos pasajes, sin dejar de reconocer que jamás pueden llegar a consolidar el mensaje de la puesta en escena de estos artistas griegos. El emparejamiento de David, así como del resto de los huéspedes del hotel pasa por conseguir casi de manera mecánica una compañera que comparta alguna característica física, algún elemento exterior en común, a saber: ser miope, cojo o saber cantar, son características que determinan con quién debemos llegar a consolidar la unión. Esta caricatura para el encuentro del ser amado no hace más que retratar la necesidad narcisista de los seres humanos de conseguir una persona igual a ellos: tan altos, hermosos y ricos como ellos mismos sean, que culturalmente hallamos en refranes como: “encontré mi media naranja” o “cada oveja con su pareja”, para destacar las similitudes imprescindibles para que el proyecto amoroso resulte viable. David es miope y se junta con dos huéspedes, uno es cojo y el otro cecea. El joven que sufre de cojera comprende que le va a resultar muy difícil conseguir a una dama que a su vez presente la misma dolencia que le impida un correcto caminar, y apremiado por conseguir el amor para evitar convertirse en un animal, decide enamorarse de la muchacha que sangra por la nariz. Para poder pretender apropiadamente a esta mujer, debe golpear violentamente su rostro contra el borde de la piscina del hotel, muebles de madera o cualquier objeto que consiga hacer sangrar su nariz, de manera pues, que si la simetría exterior surge, necesariamente, surgirá el sentimiento amoroso, por ende, el éxito en la seducción de la muchacha que sangra por la nariz está, mediante esta maniobra, garantizado. Las parejas que encuentran esta compatibilidad inicial son pasadas a habitaciones dobles por un plazo de treinta (30) días. En caso de surgir problemas entre ellos, se les puede instalar un niño para regular el acople indispensable en la convivencia, para posteriormente ser reinsertados en la ciudad como una familia consolidada. David luego de un desenlace desafortunado en la elección de su pareja en el hotel, debe huir al bosque de los solteros para vivir de manera clandestina al margen de la sociedad, al igual que en el hotel el liderazgo en el bosque lo ejerce una mujer, quien a su vez le indica a David que en el bosque están prohibidas las parejas, pero a diferencia de lo que sucedía en el hotel, la masturbación está permitida. David ya inserto en el grupo de solteros cae profundamente enamorado de una mujer miope -Rachel Weisz-, con quien sostiene una relación secreta a la luz del grupo, ya que de ser descubiertos supondría castigos corporales tremendos para los integrantes del romance. El grupo de solteros del bosque se propone realizar un asalto al hotel con el propósito de desenmascarar muchas de las uniones falsificadas que se viven sólo como fachadas, basadas en la rutina y en la capacidad de adiestramiento del ser humano a las condiciones más crueles para la existencia, como lo es convivir con una persona a la que no se ama por un convencionalismo o para garantizar la sobrevivencia. Una vez que se encuentran los solteros en la habitación que comparte la gerente del hotel con su pareja, la mujer miope -novia de David- coloca un cuchillo en la garganta de la gerente y directora del régimen en el hotel. Por su parte, la lideresa del grupo de solteros del bosque apunta con un revólver al compañero de la gerente -aún en la cama de la habitación-, e inicia el siguiente interrogatorio: “¿la amas?”, el hombre responde: “con todo mi corazón”. La lideresa de los solteros insiste: “¿Cuánto la amas en una escala del uno (1) al quince (15)?”, el hombre responde: “catorce (14)”. “Catorce (14) es una puntuación impresionante, la ama mucho”, le responde la lideresa de los solteros, mientras la gerente del hotel gime, tratando de hablar a pesar de la mordaza. La lideresa de los solteros le hace ver a la pareja que esa noche sólo uno de ellos sobrevivirá al asalto a la habitación y prosigue con el interrogatorio: “¿si su mujer muere, usted puede seguir solo adelante?”, a lo que el hombre responde: “yo puedo vivir solo, ella no puede -refiriéndose a la gerente del hotel-“, su compañera sentimental se hunde en la desesperación por no poder articular palabra alguna y sus gemidos se incrementan. La lideresa del grupo de los solteros le entrega el revólver al compañero de la gerente del hotel y le ordena que le dispare a su pareja perfecta, el hombre toma el revólver y acciona el arma, escucha el clic y pasa a descubrir que no estaba cargada. El grupo de rebeldes abandona el cuarto de la gerente del hotel y de su compañero. La película funge como un laboratorio de conductas extremas para la resolución del conflicto con la soledad, a través del encuentro con otro ser humano, para amar y sentirse amado. Resultando el amor un sentimiento insondable, pero muy poderoso al mismo tiempo, nos demuestra que las estructuras ajenas al sentimiento mismo quedan barridas como una sombrilla de playa ante un huracán, el convencionalismo funge como una estructura endeble y microscópica, incapaz de sostener el río desbordado de un sentimiento auténtico. Algunas críticas señalan que la exploración que hace el protagonista de la forma de vida en el bosque de los solteros, es como la otra cara de la moneda, que ya conocemos por la experiencia vivida en el hotel, lo que convierte a la trama en algo lenta o monótona, considero que esa pesadez es la denuncia de la estructura socialmente aceptado como cansina, al contrario de la excepción a la regla, representada por el surgimiento del amor, que dota de sentido y vitalidad a los seres humanos al conferirles una motivación honesta. Existen dos (2) formas de vivir, desde el cuerpo hacia la mente, y en sentido contrario, desde la mente hacia el cuerpo. La actuación magistral de Colin Farrell y de casi todo el elenco, evidencia el impacto sobre la existencia de nuestra Cultura Occidental con el condicionamiento de una vida de la mente hacia el cuerpo. La expresión de los actores se percibe cortada, dubitativa y carente de espontaneidad, ajena a la expresión honesta de sus emociones, no saben bailar, ni pelear desde el punto de vista corporal, porque están enajenados de sus cuerpos. Lo que los hace ver paralizados, casi colapsan en su forma de vivir y de compartir sus emociones. Paralelamente, se refleja en la cinta el ansia de libertad inmanente al sentimiento amoroso, que asume riesgos, que está dispuesto a vivir la vida a recorrer caminos distintos y a experimentar nuevas emociones, en definitiva a crear desde el espíritu del amante una realidad para conseguir la transformación de esa misma realidad, partiendo de un ser que siente, es decir, una vida generada desde el cuerpo hacia la mente. Desde la percepción a la estructura lógica y no de la estructura lógica para condicionar la percepción. El protagonista deja al espectador ante un dilema que debe responder a sí mismo, al igual que en la tragedia griega de Edipo Rey, David debe enceguecerse pero no para redimirse, sino como un acto en libertad para la demostración de que el amor es ciego. Pero más allá del carácter ciego del amor, lo verdaderamente importante, es la precondición necesaria para amar en el ser humano, y no es otra, que el ser libre, solo quien es libre puede amar. Ese es el mensaje subyacente en la cinta. David tiene que perder a vista, pero no como una necesidad exterior a él -como lo hizo el cojo para enamorarse de la chica que sangra por la nariz-, sino como un acto de libertad. Evidentemente, no es una película para todo el mundo, se requiere cierta tolerancia a lo grotesco, al mismo tiempo que un sentido del humor negro y una capacidad para reconocer el aspecto subliminal de la libertad como el componente imprescindible para la felicidad, tal como lo recomendaba Spinoza. Les dejo el link de la película “Canino” nominada al Oscar, con subtítulos en español, aquí: https://www.youtube.com/watch?v=qIS0WaBkFm8 @piedraconaletas